Hilo Dental

Lo sé, pasarse el hilo dental después de cada comida tal vez no parezca algo cómodo. Incluso, para muchas personas es algo que causa repelús. Pero la falta o mal uso del hilo dental puede traer consigo consecuencias perjudiciales para la salud dental. A ver si conseguimos que la placa bacteriana y los restos de comida digan adiós a tu boca.

Cómo usar el hilo dental

¿Cuántas veces te has preguntado cómo usar el hilo dental? Cierto es que no llega a ser cómodo su uso y que puede ser incluso algo complicado llegar a manejar la seda dental con destreza. No te preocupes porque te voy a enseñar cómo mejorar tu destreza con este pequeño trocito de seda.

Las 7 claves para el buen uso del hilo dental

  1. Lo primero de todo, saca una regla de medir. Es broma, no hará falta.  Simplemente rodea el ancho de tu mano un par de veces con el hilo dental. Con esto ya tendrás unos 40 cm de hilo dental para comenzar a sanear tu dentadura.
  2. Ahora, enrolla la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular de cada mano. En una mano más enrollado que en la otra, para así poder ir deslizando cada vez que limpiemos un diente. Siempre deja unos 5 cm de hilo libre para poder trabajar con él.
  3. Aprieta con los dedos pulgar e índice de cada mano tanto el extremo que queda menos enrollado como el que está en la mano donde enrollaste la mayor parte del hilo.
  4. Es hora de deslizar con mucha suavidad hacia arriba y hacia abajo entre los dientes. Entre todos los dientes. Es importante que no te olvides de ninguno.
  5. Curve el hilo dental con mucho cariño alrededor de la base de cada diente, y asegúrate de que pase por debajo de la encía. Recuerda, con mucho cariño para que el hilo no rote o lastime el delicado tejido gingival. Recuerda, no queremos disfrazarnos para Halloween cada vez que nos pasemos el hilo dental.
  6. Cada vez que cambies de diente, vete enrollando en el dedo que menos sección de hilo tenía inicialmente.
  7. Como comentario, para extraer el hilo de cada espacio interdental, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba muy despacio y alejándolo de los dientes.

¡Lo conseguiste! Ahora ya sólo necesitas repetir éste ritual siempre que te cepilles los dientes después de cada comida. Pero si aún te han quedado dudas de cómo utilizar correctamente el hilo dental mira el siguiente vídeo explicativo, donde también descubrirás el cepillo interdental y el raspador de lengua, :

Ventajas del hilo dental

A pesar de que su uso no nos guste cuando empezamos con la seda dental, debes de saber que una correcta utilización del hilo dental nos ayuda a eliminar la placa bacteriana, desechos y otros restos de comida de lugares inhóspitos de nuestra boca. Lugares donde el cepillo dental no puede alcanzar con facilidad, tales como debajo de las encías y entre los dientes.

Seguro que tu dentista de confianza te ha recomendado el uso diario del hilo dental para evitar la acumulación de placa y desechos. Esto es debido a la placa que se acumula alrededor de nuestros dientes. Pero, ¿sabes qué puede producir el exceso de placa bacteriana? En primer lugar que aparezcan caries. Y en segundo lugar enfermedades en las encías. Así que deja a un lado el miedo al hilo dental y ponte manos a la obra para evitar la aparición de caries y reducir la probabilidad de que aparezcan enfermedades en las encías.